Con el segundo bebé dejas atrás los mitos que te agobiaron con el primero y las cosas son más fáciles (al menos un poco)

1. Ahora sabes que no se rompe: Lo cargas con cuidado pero ya no «con pinzas» ni con la sensación de que si lo tomas con más fuerza le causarás una fractura de brazo o se te resbalará con cualquier movimiento.

2. Es menos caro de lo que creías: Como guardaste cosas del primer bebé, esta vez no estrena outfit en cada cambio y tampoco te atormentas por comprar la nueva talla conforme el pediatra te anuncia su crecimiento del mes. Descubres cuántas cosas no te hacían falta como pañales talla cero o el portabebé.

Juegos-para-jugar-con-tu-bebe-13. No necesitas esterilizar todo: Medio mundo te aconseja hervir los biberones a diario, pero lo ideal es hacerlo cada semana y no estar desinfectando cada juguete o utensilio porque podrías impedir que su sistema de defensas haga su parte y aprenda a protegerlo.

4. Ni al caso taparlo tanto: Traerlo súper cubierto sólo le hará más difícil regular su propia temperatura y provocarás que sude constantemente, incluso al punto de deshidratarse. Para dormir, una sábana y una cobija ligera son más que suficientes.

5. El aire deja de ser peligroso: Cuando bañabas a tu primer bebé, no se podía filtrar una sola rendija y él debía estar envuelto de pies a cabeza; hoy está bien con una toalla pequeña. ¡Ah! Y el orden de las prendas al vestirlo tampoco es de vida o muerte.

funny baby in towel

6. Respetas su espacio: Sabes que al dormir en tu cama no corre el riesgo de que lo aplastes, pero también comprendes que dejarlo solo en su cuna no va a traumarlo y fomenta su autonomía.

7. Ya no tienes miedo: Es el mejor aprendizaje y te hubiera gustado experimentarlo con tu primer bebé. Pensar todo el tiempo cosas que tienen la mínima probabilidad de suceder sólo provoca que estés tensa y las cosas fluyan con dificultad (incluso la lactancia puede inhibirse por la angustia). Esta vez te encargas de relajarte y disfrutarlo.

8. Las emociones son iguales: Desde que lo ves despertar, sabes que tu corazón ha quedado dividido para siempre entre tus dos hijos.

Si estás por tener a tu segundo bebé o conoces a alguien en esta situación, te invitamos a que compartas esta información en tus redes sociales dando click en los vínculos de tu pantalla.

Share This