En este momento
Tu pareja tal vez te esté rogando para que hagas más kegels

A diferencia del tapón mucoso, las hemorroides y el calostros, los ejercicios de kegel son uno de estos temas del embarazo sobre el cual a los hombres les encanta hablar, escuchar y alentar, incluso molestarte con que los hagas ¿por qué? Porque tu pareja no quiere pensar que estará poniendo su pene dentro de algo con dimensiones comparables a un túnel en la carretera después del parto. (Y tiene algo de razón ¿no crees?).

Toda la verdad y nada más que la verdad
Los kegels tienen sus límites

Los kegels funcionan pero, afrontémoslo, vas a expulsar a una persona del interior de tu cuerpo al mundo exterior. Habrá estiramientos y fugas posteriores al parto. Incluso si haces tus kegels cien veces al día, todos los días, a partir de este momento, no olvides que muchas mujeres orinan un poco cuando estornudan o se ríen. Eso no significa que te orinaras en la calle o que tu vida sexual se ha terminado: solo significa que el bebé es grande, incluso cuando es pequeño.

159

Para que hagas tus kegels sin quejarte

Aparentemente los kegels modernos no son nada parecidos a lo que tenia en mente el doctor Kegel. Él, en realidad, invento un aparato de biorretroalimentación llamado el perineómetro que les ayudaba a las mujeres a hacer mejor estos ejercicios. Hagamos énfasis en la palabra aparato, porque ¿adivina donde se colocaba? ¿lo ves? Un simple apretoncito no es tan difícil después de todo.

Comparte esta información en tus redes sociales, dando click en los botones que aparecen del lado izquierdo de tu pantalla. Para seguir leyendo y conociendo más sobre los cambios en ti y en tu bebé, da click en día 160.

<−Día 158                                                                    Día 160−>

Share This