Toda la verdad y nada más que la verdad
Tal vez tu parte de atrás también se vea bastante mal

Si eres propensa a la celulitis, el término no-medico para los depósitos de grasa que hacen que tu piel se vea como de naranja, tus nalgas y tus muslos pueden terminar pareciendo un tazón lleno de queso cottage. La celulitis puede atacar aunque hagas ejercicio y tengas una dieta balanceada. Al igual que las estrías, las venas varicosas y todos esos inesperados y lindos efectos secundarios del embarazo, no hay mucho que puedas hacer al respecto salvo esperar. Conforme hayas bajando de peso después de que nazca el bebé, la celulitis probablemente se irá.

En este momento
“¡Eso no es nada!”

Quizá tengas una vena varicosa en la vulva del tamaño de un pepino pero siempre encontrarás a alguien que haya tenido una del tamaño de una berenjena. No importa cuando te estés rascando, cuanto te sientas como una placa de Petri, siempre habrá alguien que te supere. Escucharás cosas como: “¡eso no es nada! mi nuera tenia que sumergirse en bálsamo porque tenia la piel tan reseca…”

Comparte esta información en tus redes sociales, dando click en los botones que aparecen del lado izquierdo de tu pantalla. Para seguir leyendo y conociendo más sobre los cambios en ti y en tu bebé, da click en día 172.

<−Día 170                                                                          Día 172−>

Share This