Lista de pendientes
El término del día: loquios

Se llaman loquios pero no tienen nada de locos. Los loquios, una mezcla de sangre, mucosidad y restos de tu placenta, son esa sangre brillante terrorífica y llena de coágulos que sale de tu cuerpo durante unas seis semanas después del parto. Después de que nazca el bebé, la primera vez que camines de la cama al baño, mira detrás de ti. Lo más probable es que hayas dejado un charco de sangre en la cama, un caminito en el suelo y por todo el baño. No te alarmes ni te apenes, pero, sobre todo, no intentes limpiarlo tú misma: pide que te ayuden.

259

Por  órdenes del médico
Cómo manejar tu sangrado en casa

En los primeros días después del parto hay sangrados más abundantes y fuertes. Después de eso todavía necesitarás tallas sanitarias grandes, pero mientras sólo ensucies una toalla cada una o dos horas, no hay de qué preocuparse. Si notas que el sangrado aumenta o si estás produciendo coágulos grandes, esto puede indicar que estás haciendo demasiadas cosas. Descansa y revisa tus toallas; si no disminuye, llama a tu médico. En muy raras ocasiones, esto puede ser señal de que has retenido algunos fragmentos de placenta.

Comparte esta información en tus redes sociales, dando click en los botones que aparecen del lado izquierdo de tu pantalla. Para seguir leyendo y conociendo más sobre los cambios en ti y en tu bebé, da click en día 260.

<−Día 258                                                                            Día 260−>

Share This