Lista de pendientes
Es hora de empezar

En Embaracilandia es complicado decidir cuándo hacer tus maletas. Demasiado pronto parecería como echarse la sal, pero tampoco sería deseable andar corriendo como loca y lavando ropa si estás en trabajo de parto.
¿Y qué hay que llevar? No vas a la Antártida. Sin embargo, cuando estés en medio del trabajo, tampoco te irás corriendo a la tienda del hospital a comprar paletas. Básicamente trae todo lo que sientas que te ayudará a estar más cómoda en el hospital: música, revistas y un amuleto de la buena suerte.

Definitivamente deja tu pijama elegante en casa: lo único que sucederá es que quedará arruinada con todos tus fluidos. Llevar unos calcetines gruesos y pantuflas es indispensable. Los suelos de los hospitales con terroríficos, en parte porque no querrás pisar toda la sangre que irás dejando detrás de ti. El personal de limpieza se encargará de limpiar tu caminito de riesgos biológicos.
No olvides llevar tu brasier de lactancia y tus protectores: aunque no vayas a amamantar, los necesitarás cuando te baje la leche.

266

En este momento
¿Debes llevar tus propias toallas sanitarias?

Sí, a menos que el hospital las incluya en el precio de la habitación. Debes saber que las toallas sanitarias de hospital parecen trampolines en miniatura y serán necesarias compresas de esas dimensiones. Si traes tus propias toallas, que sean muchas y de tamaño enorme. Ten también tu buena dotación en casa.

Comparte esta información en tus redes sociales, dando click en los botones que aparecen del lado izquierdo de tu pantalla. Para seguir leyendo y conociendo más sobre los cambios en ti y en tu bebé, da click en día 267.

<−Día 265                                                                             Día 267−>

Share This