En este momento
¿Qué está pasando con el bebé?

Absolutamente nada nuevo. Está ya gordito y listo. Sólo se la pasa durmiendo y viviendo a costillas de su madre. Tú, por otro lado, ahora has ingresado a lo que se considera la espera más agonizante de tu vida.

Toda la verdad y nada más que la verdad
Habrá ropa interior de malla en ese momento

Si nadie te ha contado sobre esto, te alegrará saber que tendrás que llevar poca ropa interior al hospital porque te darán ropa interior desechable de malla mientras estés ahí. Es la ropa interior más extraña de la historia: es como usar una red para el cabello. Pero cuando empieces a sangrar en grandes cantidades, entenderás la necesidad de que sean desechables.
La ropa interior que empaques deberá ser la más fea y la que no te importe no volver a ver jamás (la ropa interior de maternidad es una gran alternativa).

267

Cómo ser realista cuando lo único que quieres es volver a ser delgada (o al menos no tan voluminosa)

Empaca tu ropa de maternidad –pantalones de mezclilla, pantalones cortos o tus pantalones favoritos- para llevar al hospital. No es lo que desearías, pero lo debes hacer. Tu cuerpo tiene la capacidad de dar vida. Lograste superar el trabajo de parto. ¡Eres maravillosa! Pero no eres tan maravillosa como para volver a caber en tu ropa de antes del embarazo cuando te den de alta (a menos que te pasen directamente de la sala de partos al quirófano para que te hagan una liposucción y una abdominoplastía). Si en verdad no necesitas tus pantalones de maternidad al salir del hospital, qué maravilla. Pero si los necesitas y no los empacaste tendrás que tomar tu gran panza, echártela sobre el hombro y salir así del hospital.

Comparte esta información en tus redes sociales, dando click en los botones que aparecen del lado izquierdo de tu pantalla. Para seguir leyendo y conociendo más sobre los cambios en ti y en tu bebé, da click en día 268.

<−Día 266                                                                      Día 268−>

Share This