¡Afortunadamente la felicidad sí es contagiosa!

El cerebro percibe el sentimiento de felicidad de otro ser humano, pero ¿cómo? ¿visión u oído?… ¡Ocurre por el olfato!

El olor de la felicidad es una comunicación química de sentimiento que se transmite asociado a la transpiración. Son compuestos que segregamos cuando experimentamos momentos de felicidad y que se detectan a través de nuestro olor. Lo más importante de esto es que la felicidad es contagiosa. Un estudio señala que la exposición al olor corporal de un emisor en un estado feliz induce en el receptor una expresión facial indicativa de felicidad que evidencia el «contagio».

En un estudio realizado, participaron hombres y mujeres, los hombres fueron los emisores y las mujeres los receptores, ya que poseen un sentido del olfato y una sensibilidad para detectar el estado emocional mayor que los hombres.

Las mujeres olían una muestra de la transpiración de los hombres en el momento de sentir miedo, de sentir felicidad y en un momento neutro. Los datos confirmaron que las mujeres expuestas a las muestras de los hombres en estado emocional de miedo tenían una mayor actividad en el músculo occipitofrontal (señal de expresión de miedo). En cambio, las mujeres expuestas a una muestra de la transpiración feliz, expresaban la llamada sonrisa de Duchene (actividad muscular de una expresión de satisfacción y felicidad).

felices

¡Cuando tú sonríes, el mundo te sonríe!

Te invitamos a visitar las otras secciones de información en mujerbien.com 

Share This