Durante muchos años creímos que una manera de «cuidar el periné» de nuestras pacientes era realizar la famosa maniobra de Ritgen. Durante los últimos años se ha generado evidencia suficiente  de que esta maniobra no solamente no funcionaba para sus propósitos teóricos sino que además aumenta la posibilidad de desgarros perineales.

RITGEN

Desde el año 2010 un grupo finlandés presentó los hallazgos sustentados en estudios de biomecánica y propusieron un cambio de paradigma que consistía en la aplicación de una maniobra que a través de una presión dirigida de manera especial en el periné y el control de la fuerza de la expulsión de la cabeza fetal y que podía generar una modificación de la fuerza de los vectores y disminuir las lesiones perineales en la paciente al momento del periodo expulsivo.

Para ver un video sobre la manera de realizar esta maniobra puedes hacer CLICK AQUI

Share This