En general, esas escamas blancas o amarillas que se forman sobre el cuero cabelludo de muchos recién nacidos son inofensivas y no requieren ningún tratamiento.

Los médicos llaman a esas escamas dermatitis seborreica o seborrea y comúnmente se le conoce como costra láctea.

Aunque no se sabe con exactitud la causa, se cree que las glándulas sebáceas del cuero cabelludo del bebé generan demasiada grasa debido a que durante 9 meses dentro del útero estuvo expuesto a una gran cantidad de hormonas producidas por su mamá.

costralactea1

En la mayoría de los bebés esta «caspa» desaparece por sí sola (en algunos hasta casi los 3 años de edad) y aunque no indica falta de higiene ni es molesta para el recién nacido, puedes removerla si después de lavarle el pelo masajeas suavemente su cabeza con tus dedos o una toalla húmeda. Para peinarl@, procura utilizar un cepillo de dientes suaves y finos.

En caso de que su cabeza se ponga roja o irritada, le cause comezón o su pelo comience a caerse o las escamas se extiendan a otras áreas del cuerpo (cara o cuello), lo mejor es que lo lleves con su pediatra o un dermatólogo infantil para que lo revise y diagnostique qué está provocando el problema.

Si tu bebé pasa por esta situación o conoces a una mamá con un caso similar, te invitamos a que compartas la información en tus redes sociales dando click en los vínculos que aparecen del lado izquierdo de tu pantalla.

 

Share This